Mediante el esfuerzo combinado una montaña se transforma en piedras preciosas; la unión de corazones cambia el barro en oro

imagen1 adorno

Nos lleva la delantera

Dios nos ama desde antes que fuéramos concebidos, nos ama absolutamente, sin peros ni condiciones. Dios ama a los ángeles, pero también a los demonios, y esto puede sorprendernos ¿cómo puede amar a quién no le ama?

imagen2 adorno

Dolor Amante

La flor más hermosa, la más rara, florece en lugares de recursos escasos. La fruta más dulce, la más sabrosa, crece en la rama más torcida. En una cama yace un cuerpo desfigurado por el dolor, pero su sonrisa nos habla de ese fruto y de esa flor tan escasa. Bebo de una fuente que me hace llorar y me convierto en nueva fuente al saber amar.

imagen3 adorno

Sólo Ama

Cuando uno ama se abren las santas arcas que contienen los pergaminos de la sabiduría de la vida. Lo único cierto que podemos conocer de Dios es su Amor, pues de lo demás podemos especular sin llegar a ponernos de acuerdo. El amor, no obstante, nos da información valiosa del maravilloso proceder de las acciones divinas y nos permite adentrarnos en su mágica dinámica y su gozosa amplitud. Quien conoce el amor mira la vida con el prisma de la renovación constante de la naturaleza, la energía radiante de las cosas creadas, la contemplación de la diversidad y la belleza de las formas, la multidimensión de los seres y su herencia sin par. El amor es sabiduría infusa y autocontenida que fluye hacia nosotros desde el universo hasta el átomo. Mantente atento a su influencia y ejercita tus sentidos y voluntad para permanecer en su caudal.

imagen4 adorno

Dios está siempre disponible

Estar con Dios no exige cita y tenerlo presente no ocupa espacio, ya que el es dueño de todas las dimensiones y está pronto a acudir a nuestro encuentro

"Un Laberinto es una casa labrada para confundir a los hombres" (Borges)


Arbol Milenario